La atención en la curación de heridas para recuperar la salud basada en resultados

Dentro de nuestro cuerpo suceden cosas totalmente impresionantes al grado que se pueden perfectamente comparar con ciencia ficción.

Por ejemplo el tema de las biopelículas, estas son comunidades microbianas complejas que contienen bacterias y hongos y las podemos tener en nuestro cuerpo cuando nos herimos.

Para darte una idea más básica, una biopelícula puede describirse como una bacteria incrustada en una barrera espesa y viscosa de azúcares y proteínas.

La evidencia reciente sugiere que las biopelículas juegan un papel importante en la curación de heridas crónicas.

El manejo de la sospecha de las biopelículas de la herida debe implicar un desbridamiento frecuente junto con intervenciones como apósitos y antimicrobianos para evitar la recontaminación de la herida y suprimir la reforma de la biopelícula.

Este tipo de procesos se realiza particularmente por personas con ciertas especialidades dentro de una clínica de cuidado de heridas o en un hospital.

Y como parte de este proceso, es importante valorarlo desde conocer ampliamente el paciente para obtener mejores resultados.

Resultado de imagen para heridas cronicas

Por ejemplo, la medicación puede causar un mayor riesgo de lesiones por presión y por ende la herida no sana o se agrava.

Las personas que toman medicamentos para dormir, la ansiedad, la depresión o el dolor pueden tener una respuesta disminuida a la presión y no pueden reposicionarse mientras duermen, aunque estén muy activos durante el día.

Por lo general, no se considera que tenga un alto riesgo de degradación cutánea, esta población se pasa por alto fácilmente cuando se evalúan las intervenciones de prevención.

Ahora bien, teniendo esto en cuenta, lo ideal es que, ya sea que se trate una herida en una centro de atención para heridas o ya en casa, la supervisión es primordial,

El conocimiento de los patrones de sueño nocturno de un paciente ayudará a prevenir un área de presión imprevista.

Otro aspecto que ayuda también en este proceso de la curación de una herida es hablar entre coloquial e identificación clara de lo que se usa como material de curación.

Esto es evitar de usar solo el nombre del apósito para describir lo que deben aplicar a continuación, por lo que es mejor usar términos simples para las personas que no conocen con exactitud los materiales ya que continuarán con el proceso de curación en casa.

Resultado de imagen para heridas cronicas

Por ejemplo, hablar en términos del color del apósito o el tipo de paquete del que proviene es un primer paso.

Esto nos lleva por supuesto a que la capacitación a nivel del paciente es crítica.

La investigación indica que el 80% de los pacientes olvidan lo que su médico les dijo cuando llegan al estacionamiento y el 40% de los adultos leen por debajo de un nivel de sexto grado.

Estos hechos refuerzan la necesidad de instrucciones claras y fáciles de seguir.

Para los médicos, es importante que antes de que un paciente sea dado de alta, les enseñemos cómo cambiar sus vendajes en casa siguiendo un patrón paso a paso.

Para los pacientes y los miembros de la familia, es igualmente importante que comprendan esas instrucciones y tenga un recurso para acceder fácilmente si necesitan recordatorios.

Estos pasos por parte del médico y el paciente aumentarán la probabilidad de cumplimiento.

Por lo tanto, los clínicos deben buscas un lenguaje lo más claro posible y los pacientes / familiares, recuerden que es su responsabilidad hacer preguntas.

Si no entienden algo, pregunten. Si necesitan ver una demostración por segunda vez, pregunten. La atención médica puede ser confusa y está bien hacer preguntas.

Spread the word. Share this post!

Leave Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook
Twitter
YouTube
Telegram